fbpx

Pacientes con secuelas COVID 19 son atendidos por equipo de rehabilitación del Hospital de Quilpué

Las intervenciones empleadas por los equipos de salud en el tratamiento hospitalario de las personas con COVID-19 en estado grave y crítico, como la ventilación mecánica, la sedación, la oxigenoterapia o el reposo prolongado en cama, producen importantes secuelas en el funcionamiento posterior de los pacientes que muchas veces les impide reinsertarse a la vida social y laboral una vez que son dados de alta.

Por ello es importante contar en un Hospital de Alta Complejidad con un equipo multidisciplinario de rehabilitación que bajo un enfoque preventivo, detectan las deficiencias relacionadas con la función física, respiratoria, cognitiva, de nutrición, comunicación, deglución y las necesidades psicosociales de los pacientes, con una mirada que aborda además el apoyo social, el entorno del hogar y el acceso a un seguimiento rehabilitador posterior al alta.

El equipo de rehabilitación del Hospital de Quilpué, compuesto por un equipo multidisciplinario de profesionales, se ha involucrado directamente en el tratamiento de pacientes COVID-19, durante la hospitalización y post alta hospitalaria, incluyendo al paciente, su familia y cuidadores en la adopción de decisiones relativas al proceso de rehabilitación.

Kinesiólogo de la Unidad de Cuidados Intensivos Vicente Fernandez:

Una de las pacientes rehabilitadas en este centro hospitalario es la Maritza Montecinos de 55 años, quien sobrevivió al Covid tras una  larga hospitalización, de dos meses y 52 días en la UCI, ella agradece no haber estado conciente en ese momento, debido a que fue por mucho tiempo.