Senadora Aravena pide que rebaja de altas remuneraciones sea “sin letra chica”

  • La parlamentaria formuló estas declaraciones a propósito de una serie de indicaciones que están siendo revisadas, donde se pretende excluir a algunos sectores del aparataje estatal.

La senadora (IND pro RN), Carmen Gloria Aravena, planteó la necesidad de analizar con mayor profundidad el proyecto de ley que, a través de una reforma constitucional, busca rebajar las remuneraciones de altas autoridades del Estado, para que esta normativa “sea sin letra chica e involucre a todos los funcionarios que perciben grandes sueldos, sin discriminar ni favorecer a nadie”.

 

La parlamentaria por la Araucanía formuló estas declaraciones a propósito de una serie de indicaciones que están siendo revisadas en la Comisión de Constitución del Senado, donde se pretende excluir, por ejemplo, al Poder Judicial, el Ministerio Público, la Defensoría Penal, Empresas del Estado y funcionarios de carrera.

 

Al respecto, Aravena indicó que “creo importante hacer un análisis profundo que involucre a todo el universo de funcionarios públicos que se verán afectados, sin excluir a ninguna autoridad de este estudio. Recordemos que, durante la discusión de este proyecto en Sala, un gran porcentaje de senadores señalaron la necesidad de realizar un análisis completo de todas las remuneraciones del aparataje público y transparentar con cifras reales toda esa información, ya que eso es lo que nos demanda la ciudadanía”.

 

Asimismo, Aravena añadió que “en este momento tenemos que demostrar que existe voluntad real de terminar con privilegios y esta es una oportunidad para, de alguna manera, disminuir las grandes brechas que nos afectan como sociedad”.

 

Finalmente, la parlamentaria indicó que “deberemos tener en consideración para ese estudio el que una rebaja generalizada en la administración pública, sin mayor análisis respecto a las responsabilidades y especialidades que debe tener los funcionarios, puede incidir en la calidad profesional de quienes se desenvuelven en el mundo público, por supuesto, ya que además de un compromiso social, existe necesariamente una aspiración económica de quienes necesitan vivir de lo que trabajan, al igual que la inmensa mayoría de los chilenos”.